Reforma Laboral.

El pasado viernes el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy presentó y aprobó su 'Reforma Laboral', encaminada según ellos a facilitar el empleo y ayudar a España a salir de la crisis.

Lo curioso, de entrada, es que mientras se presentaba esta reformal del mercado laboral, sus propios autores anunciaban que terminaríamos el año con un mayor número de parados en España (que actualmente ya supera los 5.4 millones de personas).

Esto, hace que uno desconfíe (que ya lo hacía de antemano) sobre esta reforma y lo que realmente promueve, y es que como ya dije en su día este nuevo Gobierno del PP parece haberse propuesto que este año 2012 sea muy largo y extenso.
Aunque viendo cómo va el devenir de las cosas, y la que se ha liado en la cercana Grecia, empiezo a entender esos rumores que decían que en Alemania no le daban más de un año a Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo.

Y es que tras leer diversos artículos y opiniones sobre la reforma, alguna incluso de un empresario, uno se queda con la sensación de que esta Reforma se ha pensado con el único objetivo de 'aligerar' las Empresas Públicas y permitir que las privadas puedan hacer lo mismo.

¿Por qué? Pues por lo siguiente:

  • Se rebajala indemnización por despido improcedente de 45 días por año a 33 días por año, pasando además de un máximo de 42 meses a un máximo de 24 meses.
  • Se facilitan los EREs, al no necesitar ya la aprobación de un juez para llevarlo a cabo.
  • Se contempla que si una empresa rebaja sus ventas durante 3 trimestres seguidos, pueda llevar a cabo un ERE con una indemnización de 20 días por año trabajado
  • Se contempla que en caso de faltar al trabajo de forma justificada, entre 9 y 20 días durante 2 meses por enfermedad, sea motivo de despido procedente.
  • Se contempla que las empresas públicas puedan llevar a cabo un ERE.
  • Se abre las puertas a que las empresas bajen los sueldos y si el empleado no está conforme tendrá derecho a rescindir su contrato y percibir una indemnización de 20 días por año.
Si nos fijamos, estas medidas están orientadas más a ayudar a las empresas mal gestionadas, tanto públicas como privadas, que a ayudar a que se puedan crear nuevas empresas o puedan crecer las actuales.

Con estas medidas, no se está facilitando que aquellos que quieran arriesgarse o crecer, en un clima de tremenda incertidumbre, se atrevan a dar el paso e intentarlo.
Sin embargo, sí que se abre las puertas a que muchos Ayuntamientos que cayeron en excesos durante los tiempos de bonanza económica, y que crearon muchas empresas públicas insostenibles por carecer de proyección en el futuro, puedan empezar a sanear sus cuentas poniendo a muchos trabajadores en la calle.

Igual para todas esas empresas privadas, que crecieron de forma caótica y desordenada durante años gracias a la buena marcha de la economía, que son incapaces de mantenerse y de competir, y que ahora en lugar de realizar un esfuerzo para encontrar la senda de la rentabilidad prefieren recurrir a un despido barato y favorecido desde el propio Gobierno.

Y es que como dice Martin Varsavsky en su blog:


La nueva ley hace que sea mucho más barato despedir a la gente, algo que en algunas situaciones puede ser necesario para salvar una empresa, pero que no va a solucionar el problema del 23% de paro y 50% de paro juvenil en España.

El PP tenía dos opciones, podían recompensar a aquellos que aumentaban plantilla o a aquellos que despedían, y ha elegido la segunda opción.

 Al final, lejos de generar mayor confianza y premiar a quien quiera intentarlo, se termina generando un escenario peor del que tenemos, ya que ahora el miedo a quedarse sin trabajo hará que el consumo sea aún menor y previsiblemente que las arcas públicas deban hacer frente a un mayor gasto en costes de desempleo durante los próximos meses y años.

Por no olvidarnos de las protestas que puedan surgir y que generarán una mayor clima de incertidumbre para quien pueda estar cuestionándose o no el invertir en nuestro país. Sobre todo tras ver lo sucedido ayer en Grecia, y con el temor de que pueda suceder algo similar en nuestro país en los próximos meses, cuando la situación de muchas familias empiece a ser realmente desesperada.


Otras Opiniones:


La reforma (laboral) que surgió del ‘lobby’ 

Las cinco grandes mentiras de la reforma laboral.

Rajoy instaura la esclavitud

Mejor que abaratar el despido es abaratar el empleo

Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive