Fracaso.

Nunca lo había tenido fácil, y siempre había consciente de ello.

Todo en su vida se le había presentado cuesta arriba, exigiendo por su parte de un gran tesón y esfuerzo para conseguir algún pequeño rédito.
Por ello nunca se había sentido afortunado, mientras veía como lo mismo que a él se le negaba a otros parecía llegarles 'rodado'.

Pero en compensación, entendía él, había sido recompensado con un gran tesón y capacidad de trabajo, que siempre había empleado en seguir luchando en lugares en los que otros se habrían dejado caer en los brazos de la derrota.

Durante mucho tiempo creyó, o quiso creer, que aquello le ponía un punto por encima de todos aquellos engreídos que conseguían todo sin esfuerzo, puesto que él si apreciaba las pequeñas recompensas que había ido consiguiendo y las valoraba en consonancia al esfuerzo que le habían supuesto.

Si hubiese sido creyente, habría pensado que como el Santo Job estaba ante una prueba de fe, que Dios ponía ante él para probar su condición especial.
Pero su mente era demasiado despierta, analítica e inquieta como para haber tan siquiera considerado la posibilidad de abrazar una religión, y menos aún como consuelo de sus visicitudes.

Así, durante muchos años evitó el fijarse en lo que otros conseguían, centrándose en sus propios logros, sintiéndose orgulloso de sus sacrificios y esfuerzos.


Pero aquel día, algo había cambiado... no en su entorno, no en el trabajo, no en su día a día. El cambio era mucho más cercano, había surgido, como aparecido de la nada, en su interior.

En ese momento no recordaba por qué, pero de repente se había encontrado, como muchas otras veces, hilvanando un pensamiento tras otro, de forma casi inconsciente, saltando de una idea a otra, asociando conceptos.
Solo que en lugar de acabar en una idea que suponía una solución al problema que se encontraba analizando, se encontró con algo tan oscuro y negativo que no podía abandonarlo. Quiso resistirse a centrar su atención sobre ella, como si supiera que no podía ser nada bueno, pero como un agujero negro atrae todo a su alrededor, él se sintió terriblemente atraído a prestarle más atención.

Y empezó a sentir como aquel pensamiento negativo se hacía un hueco en su estómago, adueñándose de su interior y mostrando unas raices más profundas de las que había creído que podía tener.
Sus hasta entonces logros se tornaron pequeños premios de consolación, el orgullo de haberlos logrado a base de esfuerzo y trabajo a parecerse más a un montón de baldíos esfuerzos y tiempo malgastado, sintiendo entonces el peso de la dura y triste realidad sobre sus hombros.

Nada era lo que siempre le había parecido, ni tampoco había nada por lo que sentir especial orgullo. Había sido absurdo y un autoengaño haber creído que sus pequeños 'triunfos' eran dignos de elogio, no era nadie especial por emplear más esfuerzo en obtener lo que otros casi se encontraban de frente. No tenía valor más allá de la autocomplacencia ese estúpido orgullo por las pocas cosas que había logrado.

No era más que un gran fracaso, ya fuese por propia incompetencia o por designios del azar, incapaz de obtener auténticos logros.
Y donde él había creído ver algún signo de admiración por parte de quienes le rodeaban, en realidad no había más que una relación de conveniencia.
Su tesón, su esfuerzo, su sacrificio en pro de obtener metas que le llevasen a esos sueños imposibles que siempre perseguía, eran usados por terceros en su propio beneficio, aquellos que realmente terminaban obteniendo las recompensas con las que él solo soñaba.

Se había convertido, a ojos de los demás, en una útil herramienta a usar que se contentaba con muy poco a cambio de realizar su labor.

Sus sueños, todos inalcanzados y lejanos, dejaron de ser lo que le movían para adoptar la forma de una sonrisa burlona que parecía reirse de su estúpido idealismo.
Aquellos rostros sonrientes, dejaron de ser los de aquellos que creía sus amigos para pasar a ser los de quienes le manejaban como una marioneta.

Irónicamente, su único triunfo era ser consciente de todos sus fracasos y reconocer su naturaleza de perdedor.

Si todos tenían derecho a algún pequeño triunfo y 5 minutos de gloria, a él alguien le había robado una vida. Y empezó a sentirse enjaulado en una vida que no era la suya...


Apatía.


Poco a poco se había alejado, poniendo la suficiente distancia como para, por fin, relajarse y permitir que su rostro mostrase lo que sus ojos apenas podía ocultar, sus auténticos sentimientos.

'O mejor dicho...', pensó para sí mismo,'... la total ausencia de ellos'.

Delante de ellos, sus energías se concentraban en conseguir disimular lo suficiente como para que nadie hiciera ninguna pregunta que no quería responder.
Pero cuando conseguía ocultarse lo suficiente, su rostro perdía su sonrisa, su mirada se volvía vidriosa y dejaba de enfocar aquello que tanto anhelaba y a la par tanto daño le causaba.

Tenía que reconocerlo, de aquella persona que meses atrás era el vivo retrato de la alegría, el empuje y la ilusión, que siempre sabía cómo abordar el peor de los días con una socarrona sonrisa y una broma que conseguía arrancar sonrisas de todos, hoy apenas quedaba nada.
La Apatía había ganado la batalla, presentándose de improviso como la única salvación no invitada, cuando la incertidumbre, el anhelo, la desesperación y los sueños inalcanzables llevaban meses librando una cruenta batalla que lo había destrozado y vaciado.

Ahora, como cruel tirana que siempre es, se había adueñado del campo de batalla, estableciendo una dura y obligada tregua que había aparcado toda pasión.

Y aunque sabía cómo era y que la hoy salvadora se terminaría convirtiendo en cruenta dueña de su despojada alma, llenando el vacío que sus mejores emociones habían dejado de tristeza, en aquel momento era tan débil que le sabía a agridulce bálsamo en las heridas que recorrían su corazón.

Perdido en sus pensamientos, apenas acertó a ver cómo ella se percataba de su presencia en el fondo de aquel rincón y abandonaba el grupo para acercarse a buscarlo.
Y su gran sonrisa, mero reflejo de unos ojos llenos de alegría e ilusión, le hicieron levantar de nuevo la guardia, haciendo que los músculos de su cara adoptaran su forzada posición para mostrar la alegría perdida y disimular una vez más por y para ella (origen de su personal desgracia y destino de sus esfuerzos), mientras el mayor de los esfuerzos lo destinaba a conseguir que sus ojos dejasen de clamar ayuda con las lágrimas, queriendo mostrar la verdad que ocultaba en su alma, la llamada de socorro que no podía permitir que ella viese.


El problema no son los precios.

Llenaba el depósito hace unas horas, y lo hacía con el precio del litro de gasoil a 1.30€, algo impensable hace algo más de un año cuando el litro estaba en menos de 1€.

Y mientras lo hacía y pensaba en la culpa que tendrá, o no, en realidad el problema libio para que suba el combustible, me daba cuenta de que en realidad el problema no está en el precio del gasoil.

Nuestro auténtico problema reside en que si bien los precios han ido subiendo, lo que no han subido a la par han sido los salarios.
La entrada de España en el Euro supuso asumir subirnos al tren de los países ricos de Europa y por tanto que nuestros precios se acercasen a los suyos. Pero donde nos engañaron fue en que todo se hizo de una forma encubierta, mintiendo de forma descarada en un índice pensado para evitarlo, el IPC.

Fue entonces cuando los amigos Aznar y Rato, los de ese mismo PP que ahora se anuncia como salvador de la patria, empezaron a jugar con el IPC para cumplir exigencias europeas y evitar que las subidas de precios supusieran subidas salariales.

Y por ello, si hoy el litro de gasoil está en el 1.30 y nos ahoga, o si la próxima subida de tipos de interés termina por hundir nuestra maltrecha economía, no será tan culpa de la crisis como de los esfuerzos, con el compadreo de los distintos Gobiernos, por seguir atando en corto nuestros salarios.

Y así, hoy rompemos todos los records en cifras de paro mientras las empresas baten records de beneficios.

Y por ello, ni este Gobierno ni el que venga podrá remontar la situación, porque siguen escuchando las palabras de quienes más beneficio obtienen y que no hacen más que pedir más y más medidas para seguir conteniendo, e incluso bajando, salarios.

De JavaRealMachine 2.0


foto de http://blogs.que.es/14667/2010/1/20/el-sueldo-medio-reino-unido-es-mas-del-doble-en-espana

Momentos Musicales L...

No tengo mucho tiempo para escribir, pero os dejo un vídeo para que mováis el esqueleto.



Kylian Mash feat. Akon & Glasses Malone - Club Certified







Look tha king

I no uwant it all, you won't wait anymore
Hey girls get it busy, Kylian Mash is in the house, get it crazy
The way you loose control
Thats wot u waitin 4
Glasses into the party, Kylian Mash and Akon 2 b easy

I ain't for all that beef-ay
Got niggas to bust ya head for no reason
Ask around the streets man, I'm certified
Cross seas, all my customers are satisfied
See I ain't for all that beef-ay
Matter a fact, I'm just tryin' to chill with the squeeze-ay
Ask around the hood man, I'm certified
Now I'd hate to have to put a bullet in ya mind
I ain't for all that beef-ay
Got niggas to bust ya head for no reason
Ask around the streets man, I'm certified
Cross seas, all my customers are satisfied
See I ain't for all that beef-ay
Matter a fact, I'm just tryin' to chill with the squeeze-ay
Ask around the hood man, I'm certified
Now I'd hate to have to put a bullet mind

You know we're certified round all around of the floor
Hey shawty I can take you higher, I know you want some more


Look tha king

Baby girl back back back back it up
Bad girl, let me c u strt actin up
And he's too ugly but i aint mad @ u
-
And we never fail to (-)
-
Make make want me to

I know you want it all, you won't wait anymore
Hey girls get it busy, Kylian Mash is in the house, get it crazy
The way you loose control
now what you waitin for
Glasses into the party, Kylian Mash and Akon to be easy

I ain't for all that beef-ay
Got niggas to bust ya head for no reason
Ask around the streets man, I'm certified
Find More lyrics at www.sweetslyrics.com
Cross seas' all my customers are satisfied
See I ain't for all that beef-ay
Matter a fact, I'm just tryin' to chill with the squeeze-ay
Ask around the hood man, I'm certified
Now I'd hate to have to put a bullet in ya mind

France, Germany, Russia, Rome
This sound all around of the floor
Japan, China, Korea, Singapore
This sound all around of the floor
London, India, Spain and Melbourne
This sound all around of the floor
This sound all around of the floor
This sound all around of the floor

I know you want it all, you won't wait anymore
Hey girls get it busy, Kylian Mash is in the house, get it crazy
The way you loose control
Thats wot u livin 4
Glasses into the party, Kylian Mash and Akon to be easy

I ain't for all that beef-ay
Got niggas to bust ya head for no reason
Ask around the streets man, I'm certified
Cross seas, all my customers are satisfied
See I ain't for all that beef-ay
Matter a fact, I'm just tryin' to chill with the squeeze-ay
Ask around the hood man, I'm certified
Now I'd hate to have to put a bullet
I ain't for all that beef-ay
Got niggas to bust ya head for no reason
Ask around the streets man, I'm certified
Cross seas, all my customers are satisfied
See I ain't for all that beef-ay
Matter a fact, I'm just tryin' to chill with the squeeze-ay
Ask around the hood man, I'm certified
Now I'd hate to have to put a bullet in ya mind


Letra de SweetsLyrics.com

Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive