Del 11º al final de las vacaciones...

Pues se terminaron las vacaciones...

Los últimos días han sido de comilona, comilona, comilona, comilona y virus estomacal, por ese orden.

Al final, las comilonas que deberían haber caído de forma pausada y ordenada en los 15 días, se quedaron para la última semana y mi pobre estómago lo acabó acusando el sábado por la noche, más el domingo de resaca.

Entre medias, mucha playa, mucho Sol, mucho baño en el mar... lo que vienen a ser unas vacaciones al uso.

He conseguido ponerme moreno, pese a las cremas de compuesto de yeso de protección 50 y quitarme mucho estrés.
Y he conseguido descansar lo suficiente como para volver con ganas al trabajo, que retomo hoy, y sobre todo para enfrentarme a todas las maldades que me habrán preparado en estos 15 días de ausencia.

Y pese a algunas cosas que no salieron bien, el balance ha sido tremendamente positivo para las vacaciones, que para eso son vacaciones y hay que tomárselas con mucha una actitud positiva.

9º y 10º día de vacaciones...

A lo tonto va pasando el tiempo y va quedando menos para la vuelta a casa.

Pero es curioso, porque respondiendo a un email de una compañera de trabajo, me daba cuenta de que pese a que tan 'solo' llevo 1 semana y 2 días de vacaciones, en realidad tengo la sensación de haber dejado el trabajo mucho tiempo atrás.
E incluso el regreso, para el próximo martes, se me antoja aún lejano.

Igual tiene algo que ver lo sucedido con el reloj que me traje para las vacaciones, que se quedó sin pilas a los dos días de llegar, por lo que llevo 1 semana viviendo al margen del tiempo, sin preocuparme ni de qué hora es, ni de en qué día vivo.

Retomando los días de vacaciones, el 9º día fue el día 'del arroz a banda' tras pasar la mañana en la piscina rodeado y acosado por diversas jarras de sangría (me acorralaron, pero no esperaban que me liberase de su cerco a base de dejarlas secas), y la tarde descansando mientras mi pequeña princesa recuperaba horas de sueño.

Y hoy, 10º día, ha sido el día de 'la parrillada de marisco' y la visita a Calpe, donde hemos pasado el día por eso de acercarnos a un puerto pesquero donde degustar el marisco y cambiar un poco de playa.

Poco más puedo decir, salvo que el Sol ha sido de justicia y prueba de ello son mis achicharrados hombros, que ahora mismo rugen para recordarme lo mucho que les he castigado en estos dos días.

Lo malo es que para mañana se anuncian temperaturas superiores a las de hoy, así que poca tregua van a poder tener cuando volvamos a la playa.

6º, 7º y 8º día de vacaciones...

Calor, mucho calor... líquido y más líquido para combatirlo (por dentro y por fuera)... y paseos nocturnos para intentar aliviarse de tanto calor.

Estos días el tiempo que la primera semana había sido inestable, nos ha traído días soleados y azules cielos despejados, ideales (según dicen algunos) para la playa.

Por ello, estos días no paras de sudar, meterte en el agua, salir al cabo de mucho rato y buscar algún refresco para recuperar lo sudado.

Las noches son calurosas también, así que tampoco se descansa como se debe pese a los paseos antes de irnos a dormir.


Por cierto, ayer la pequeña recibió de sus abuelos una de esas tablas pequeñas 'de surf' que ahora están tan de moda.
Y pese al miedo inicial, al cabo de 10 minutos ya domina el equilibrio sobre la tabla estando tumbada y afronta las olas que le llegan de frente chillando de emoción y sin miedo.

Es increíble la capacidad que tienen los niños para aprender a tan tierna edad (3 años y 8 meses) y hacerse con el control mientras tú te vas irremediablemente al agua una y otra vez. :D

Al final me veo viajando cada fin de semana a la costa para que la niña le de a la tabla... cachis, menudos sacrificios tenemos que hacer los padres.

5º día de vacaciones...

Más playa, más niños, más cerveza...

Vamos, lo que vienen a ser unas vacaciones normales y corrientes.

Tan solo un detalle, y es que ayer me di cuenta de que mi reloj se había parado (la pila) así que pasé el resto del día sin ataduras con el tiempo, sin saber y sin que me importase la hora que era.

Y tengo que reconocer que acostumbrado a vivir atado a un horario, es toda una novedad el tener una grata sensación de libertad al ir de un lado a otro sin que te importe la hora que es.

La mejor prueba la tuvimos por la noche, cuando ampliamos nuestro paseo hasta los 7km y estuvimos 3 horas fuera de casa, disfrutando del aire fresco del mar, paseando por el paseo marítimo, con el único ritmo que marcaban las olas al romper en la playa.


Una pena no tener una mejor cámara para apreciar la belleza del momento, en la mitad del camino, con la luna reflejándose sobre el mar.

3er y 4º día de vacaciones...

El 3er día de las vacaciones se resume con una adivinanza...

¿Qué es más agotador que un chaval de 12 años y un niña de 3?


Pues a esos 2 sumarle otros 3 niños de 4 y 5 años. ;)

De ahí que ayer llegase a casa por la noche y no tuviese ganas ni de escribir, y es que el día fue un continuo no parar con toda la tropa, entre entretenerles en la playa, vigilarles cuando se entretienen solos (no puedes descuidarte y dejarles sin vigilancia) y meterte con ellos en el agua.

Más la noche de paseo con todos ellos, y luego tirar de ellos cuando la distancia se les hace larga y el sueño les puede.


El 4º día sin embargo ha estado caracterizado por la lluvia.

Para hoy estaban previstas tormentas a lo largo de todo el día, y puedo dar fe de que las previsiones eran acertadas.

Desde la mañana que nos levantamos con la tormenta y los truenos, hasta las 4-5 de la tarde que por fin se ha despejado y hemos podido aprovechar la piscina.

Lo bueno es que te da margen para reponer víveres, hacer la compra, descansar del Sol (mi piel de un vistoso color rojo lo agradece) y disfrutar de una noche fresquita en una terraza nocturna.

Mañana, sin embargo, vuelve el buen tiempo y la playa, junto con las 'fieras', así que vuelve el no parar.

2º día de vacaciones...

Playa, playa y más playa...

Segundo día y ya he conseguido ponerme colorado con el Sol, sí, sí... colorado.

Uno que es muy blanco de piel desde siempre y que encima trabaja en un zulo con ventanucos pero sin luz externa, pues tiene un tono blanquecino que rivaliza con los mejores electrodomésticos de línea blanca.

Pero claro, ir a la playa con niños no es lo mismo que ir solos. De entrada llevar las hamacas es un trabajo casi inútil, porque no te dejan tiempo para sentarte tranquilamente a leer y escuchar música. Y después te tienes que pasar un buen rato dentro del agua con ellos y fuera del agua vigilando (de pie, junto a la orilla) o bien participando en sus aventuras arquitectónicas (vamos, castillos de arena).

Así que siendo las 23h estoy agotado, entre el Sol y el no parar han terminado conmigo.

Lo mejor del día, que gracias a la entrada de ayer mi amigo Willy ¡¡¡ha dado señales de vida!!!

Casualidades de la vida, está también en Alicante, así que voy buscando hueco para vernos y tomarnos una birra.

1er día de vacaciones.

En realidad llevo desde el viernes pasado, a eso de las 17h de vacaciones, pero no ha sido hasta hoy que he cambiado de aires.

El lugar escogido está en Alicante, en un 'apartamento' que de momento es más grande que mi 'piso' y tiene garaje, pista de pádel, de tenis y hasta de futbol sala + baloncesto, amén de la piscina y zonas verdes.

El primer día, como es habitual, es el del caos. Levantarte a las 5 de la mañana, coger maletas, revisar que no te dejes nada, bajar todo al coche... '¡mierda! los niños'... subir a por los niños, bajarlos al coche y pillar autopista.

Un par de paradas después, 400 y pico kilómetros, y tras descubrir amargamente que no has madrugado lo suficiente y te han alcanzado todos los madrileños en la carretera, llegas a tu destino.

¿Qué cómo se que eran madrileños?... fácil... todos circulaban por el carril de la izquierda, pegados los unos a los otros, cuando cambiaban de carril lo hacían sin usar el intermitente y cuando te los encuentras para pedir un café tienes que aguantarles colándose sin vergüenza a sabiendas de que los has pillado.

Volviendo al tema... el apartamento bien, limpio y con lo necesario, salvo la compra que ha habido que hacer.

Al final he conseguido echarme a dormir a eso de las 15.30, hasta poco menos de las 19h (estaba reventado de tanto coche), por lo que tras levantarnos hemos aprovechado para hacer merienda-cena y bajarnos a pasear.

Paseo por la ribera de la playa, con el aire fresco que entraba del mar, que al final se ha alargado más de 5km entre ida y vuelta.
Una paliza más para el 1er día, pero lo cierto es que es estar fuera de Madrid y uno se siente más vivo y con ganas de moverse.

Será el mar, será el Sol, será asomarme a la ventana y no verme rodeado de hormigón, o serán los mojitos que ya han ido cayendo. Sea lo que sea, hoy han empezado, de verdad, las vacaciones.

Descanso...



Lo necesitaba... sobre todo el contacto con la Naturaleza, nunca he sido urbanita.

Responsabilidad con tus chicos.

Llegar a estas alturas del año, con mucho trabajo y ningunas vacaciones se hace especialmente duro.

Al final, consigues resistir el día a día a base de fortaleza mental, cabeza fría y las ideas claras.




Evitar caer en una dinámica negativa es fundamental para evitar entrar en un bucle que te retroalimente con más negatividad y mala leche.

Y es muy importante evitarlo cuando como en mi caso tienes a varias personas a tu cargo que no solo dependen de que te mantengas 'fresco', sino a las que también tienes que dedicar tiempo para ayudarlas y formarlas, enseñando no solo conocimientos técnicos sino también a no caer, siempre que sea posible y tengan interés en ello, en esos errores por los que tú has pasado antes. Además de las que no están a tu cargo pero por alguna extraña razón te dan su respeto y confianza, y terminan por estar influenciadas por todo aquello que dices o haces.

La responsabilidad es grande (el salario nunca tanto, pero estas cosas no las haces por dinero, sino por ellos) en estos casos y sabes que el cometer un error, dejarte llevar por las ideas oscuras que siempre están presentes, escondidas tras el rabillo del ojo en ese rincón que nunca alcanzas a ver, es algo que no solo te afectará a ti (puedo asumir las consecuencias de mis errores) sino también a terceros (el sentimiento de culpa por dañar a otros es algo que llevo tremendamente mal).

Pero hoy, tras muchos meses de duro trabajo y un montón de decisiones absurdas/gilipollescas/erráticas/sin sentido, durante un par de horas no he podido evitarlo y he terminado por caer en una espiral de mal rollo, mala leche y pensamientos negativos que han dado pie a que ese pequeño demonio que todos llevamos dentro (incluso aquellos a los que se nos considera como 'buenas personas' tenemos uno) saliese y mostrase una de mis peores facetas.



Aún ahora, siendo las 23.00h, sigo sintiendo la resaca de ese mal rato interior en mi cabeza, como cuando en el pueblo de mi madre, siendo pequeño, me acercaba a la orilla de la Ría y apreciaba en el agua el rastro casi invisible, pero siempre perceptible, del fueloil que los viejos barcos iban dejando en el agua.

Y lo que realmente me preocupa, es pensar en el efecto negativo que haya podido tener en los pocos que estaban a mi alrededor cuando ha sucedido.
Sobre todo porque encima he tenido la suerte de que coincidiese en el tiempo con un par de correos que seguramente han sido malinterpretados, según he podido apreciar por la respuesta, y son los que ahora tengo atravesados en mi garganta.




Lo más cojonudo, es que encima tenía más que motivos para cabrearme y mosquearme...

Pero aún así, recordar que no siempre tenemos la 'libertad' de dar rienda suelta a nuestro mal humor cuando somos responsables de otros, ya sean compañeros, amigos o hijos.

Y es que como ya decía el otro día, ser el líder es tremendamente jodido... al menos ser uno bueno.

Que esta entrada como anotación para el futuro y evitar los mismos errores.

Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive