Apadrina un niño, que yo soy demasiado guay.

Estoy cenando cuando mi mujer pone Telecinco (12 meses, 12 causas, 300.000€ para Julián Muñoz), y aparece la 'Reina de las mañanas', Ana Rosa Quintana para hablarnos de los pobres niños de África.

Vestida sobriamente, sin marcas visibles en su ropa y sin joyas o un buen reloj, empieza a hablarme sobre un niño africano, pobre niño, y de lo mal que vive mientras yo ceno un par de chuletas de pavo y un poco de ensalada en mi casa.

Me cuenta cómo este pobre niño tiene que ir al colegio descalzo, mientras mis hijos van calzados y abrigados, de cómo recorre varios kilómetros al día para ir y venir a la escuela, los míos apenas kilómetro y medio, sin saber si hoy comerá o no...

Y entonces llegamos al meollo de la cuestión, que no es otro que el de pedirme a mi, privilegiado (asalariado, hipotecado y puteado) ser humano del primer mundo (aunque eso para España está por demostrar) que apadrine un niño para que este pequeño, y sus amigos, puedan tener zapatos, comer cada día e ir al colegio... bueno, al colegio seguirá yendo a tomar por saco.

Y a mi me da pena, lo reconozco, que en este mundo haya gente que no tenga para comer, ni un mísero calzado, o un techo sobre su cabeza.

Pero no caigo en la trampa, bien urdida y preparada por costosas agencias de publicidad, por creativos de trajes caros y vicios inconfesables, y llevada a cabo por esta 'Reina de la mañana' disfrazada de mujer sencilla.

Porque mientras esta señora, que se levanta 4 millones de Euros al año por su programa (publicidad, revista y exclusivas al margen), pretende hacerme sentir mal a la hora de la cena para que apadrine un niño, lo único que me viene a la mente (en plena crisis provocada por avariciosas Empresas y Bancos) es... ¿Y esta señora... a cuántos niños ha apadrinado?... ¿y cuántos niños habrían tenido calzado, comida y colegio en África con los 300.000€ de Julián Muñoz?

Y que nadie me entienda mal, porque soy el primero al que le jode que haya gente en esta situación, pasando hambre y penurias mientras en otra parte del mundo se tira la comida, o el principal problema de la sociedad haya pasado a ser el sobrepeso.

Pero sintiéndolo mucho, me toca y mucho las narices, que una millonaria se disfrace para pedirnos a quiénes menos tenemos y menos ganamos, y que tenemos más probabilidades de pagar la actual y futuras crisis económicas, que tengamos conciencia y solucionemos el hambre en el mundo.

El mismo hambre para el que, precisamente, la ONU no consigue 7.000 millones de €, mientras el Gobierno USA le da 700.000 millones a los Bancos, como nos cuenta Carmen en su blog.

Quizás, es que la comida sepa mejor cuando la pagamos los curritos, por eso de que lo hacemos de corazón y con la convicción de que estamos ayudando a quien lo necesita.



"Osea tú, apadrina que los pobres niños no tienen ni para calzarse, que no se pueden comprar ni unas nikes de las baratas... sabes, ¿no?"



P.D. Yo recomendaría a esta pija señora, que aproveche su programa para poner una hucha y pedir a sus (ricos)invitados que apadrinen a uno de estos niños, o unos cuantos, que seguro que podrán hacerlo mucho mejor que los que no sabemos si llegaremos a la siguiente nómina.

1 comentarios:

la que no encuentra su sitio martes, 25 noviembre, 2008  

/clap

(no tengo nada más que añadir a lo dicho) :)

Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive