El Cierre de Megaupload.

A mí me pilló recién llegado a casa, enterándome vía Twitter de casualidad, cuando algunos usuarios se iban haciendo eco de que no podía acceder a la web ya que parecía estar caída.

A los pocos minutos saltaba el rumor, Megaupload no estaba de mantenimiento, había sido cerrada por el FBI.


La Noticia.

Teniendo en cuenta que la mayoría conocíamos que estaba afincada en Hong-Kong, se hacía difícil creer algo así, hasta que las primeras notas de prensa de 'American Press' surgían para avalar el rumor.

Fue cuestión de minutos que la actividad en Twitter empezara a crecer con una actividad inusitada alrededor de la noticia.
Los más optimistas decían que no podía ser y que debía de ser otro problema, los menos maldecían y empezaban a acordarse de los putos norteamericanos y su complejo de ser la policía del Mundo.

Poco a poco iban llegando más noticias que venían a corroborar lo que muchos creían que nunca podría llegar a pasar, Megaupload, la web de alojamiento número 1 del mundo, quedaba fuera de juego por la intervención del FBI y el arresto de 7 personas a lo largo y ancho del globo.

Entre los delitos imputados, algunos que sin duda suenan a burla como el 'blanqueo de capitales' o 'conspiración para piratería internacional', mientras acusan a sus propietarios de haber ganado más de 175 millones de dólares durante estos años, causando unas pérdidas de más de 500 millones a la Industria Norteamericana del Entretenimiento.

La Reacción.

Y mientras la inmensa mayoría seguía buscando información sobre la noticia, al tiempo que seguían maldiciendo, y otros se regoreaban en la caída del gigante del alojamiento, unos pocos 'anónimos' se preparaban para reaccionar.

Así, en cuestión de apenas 1 hora, el colectivo Anonymus respondía vía Twitter a lo que era una clara provocación a los internautas del mundo entero y las grandes empresas que se atrevieron apenas un par de días antes a mostrar su repulsa a la ley SOPA, por considerar que no es más que el último intento de la penosa Industria del Entretenimiento por mantener un modelo caduco, monopolista y que está condenado a extinguirse.

En cuestión de unos minutos más, algo más de apenas 5500 personas (según dicen algunos medios) empezaban el mayor ataque DDoS contra las webs de las principales empresas de dicha industria e incluso contra el propio FBI, que iba tumbando una tras otra los servidores.

Las Consecuencias.

Y así, a día de hoy Megaupload sigue fuera de combate, mientras sus propietarios buscan alternativas para recuperar sus servidores y volver a dar servicio a sus millones de clientes a lo largo y ancho del mundo.

Porque si bien es cierto que Megaupload era utilizado como alojamiento para compartir películas, música y otros productos, también lo es que como servicio de alojamiento muchos de sus clientes lo usaban a diario para mantener backups o compartir ficheros de su total propiedad con sus amigos o conocidos.

Así, FACUA ya ha confirmado que todos los usuarios tienen derecho a recuperar sus archivos ya que el afán por luchar contra la piratería en internet no está por encima del derecho a la privacidad de los clientes de Megaupload.

Incluso el mismo Wall Street Journal dedicaba un artículo a Carlos Sanchez Almeida, reconocido abogado español por su labor en la legislación en internet, por avisar sobre una posible demanda contra el FBI para que los usuarios puedan recuperar sus archivos alojados en los servidores de Megaupload.

(Os recomiendo la lectura del FAQ escrito por Almeida, que ayuda a ver todo el asunto desde una perspectiva legal.)


El enfado entre los usuarios (entre los que me encuentro) es descomunal, tanto contra un Gobierno USA que demuestra una vez más que no es más que un títere de los poderes económicos de la Industria Norteamericana, como contra la Industria del Entrentenimiento.
E incluso la Ley SOPA se ha visto, de momento (no hay que fiarse) paralizada tras estos acontecimientos y a la vista de la reacción popular tanto los días previos al cierre a Megaupload como por el propio cierre.


El Después.

Volvemos a asistir a un episodio más, pero dudo que el último y definitivo (como seguro pretendían algunos poderosos interesados), en la lucha entre la Globalización de nuestro mundo, los usuarios de internet y los intereses de una Industria que no ha querido o sabido adaptarse a los nuevos tiempos.

Pero lo que habría que plantearse, o deberían hacerlo algunos, es ¿realmente vale todo este esfuerzo para algo?

Y la respuesta es clara: NO.

No porque antes de Megaupload los usuarios ya compartían archivos a través de redes P2P y Torrent, y por tanto los usuarios seguirán haciéndolo.
Megaupload no es más que un medio más en algo que no es posible parar, por muchos millones que tengas, y es la voluntad de millones de usuarios a lo largo de todo el mundo de compartir entre ellos contenidos digitales.

De hecho este tema ni siquiera es nuevo aunque algunos pretendan hacer ver que lo es, y es que ya antes de la llegada de internet, los ciudadanos del mundo acostumbrábamos a compartir libros, a prestarnos esa cinta con música, a grabarle a tus amigos el últimos disco que caía en tus manos o juntarnos todos juntos (en un acto que seguro a más de uno le horrorizaría) en casa de un amigo para ver el último blockbuster llegado al Videoclub del barrio e incluso copiarlo a otra cinta usando un par de vídeos.

Además, hay otra cuestión realmente importante en todo esto, y es que los nuevos tiempos y nuevas tecnologías nos han traído otra forma de acceder a esos contenidos.
Una forma cómoda, rápida y sencilla, que consiste en poder conectarte a través de conexión de internet y descargar en cuestión de minutos una película, o ese último disco de música que nos gusta.

Así, pase lo que pase con Megaupload, si es que termina llegando a algún sitio (pues es probable que se caigan las acusaciones y gane el sentido común), la realidad es que tras la caída de este gigante llegarán otras alternativas más sotisficadas y preparadas para burlar todas las trabas que los gobiernos quieran poner.

Mientras tanto, la Industria del Entretenimiento (y ahora los Gobiernos) siguen ganándose enemigos entre los ciudadanos, con lo que ello supone.
Por una parte como bien dice Gómez-Jurado (escritor que sí ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos):

Maniobras como el caso Megaupload, que conseguirá que miles e personas pierdan sus cuentas, sus archivos y su dinero, alinean a la industria como el enemigo. Aquel que está dispuesto a todo para proteger su modelo marchito y caduco. Y no se hacen negocios con el enemigo

Y por otra, los ciudadanos a través de las redes sociales han expresado su más que profundo malestar, y la red Anonymus ha demostrado estar dispuesta a actuar contra quienes buscan limitar sus libertades, ya sea con el ataque DDoS o como se rumorea, obteniendo información sensible de las empresas y organizaciones gubernamentales.


Concluyendo.

Al final todo este circo no valdrá para nada, en poco tiempo Megaupload o alguien dispuesto a ocupar su trono, volverán a ofrecer un medio a los usuarios para acceder a los contenidos digitales de forma sencilla.

La Industria solo tiene dos opciones, o bien se adapta, se deja de gilipolleces y tonterías, dándo a sus clientes lo que le demandan... o se preparan para seguir viendo cómo todos sus esfuerzos no valen para nada, mientras sus clientes buscan alternativas que les satisfagan.

Y ya pueden hacer los Gobiernos lo que quieran, que lo único que conseguirán es generar aún más malestar. Y es que los ciudadanos no son tontos, saben de los descarados coqueteos entre politicos e industria, los desaprueban y no están dispuestos a dejarse doblegar fácilmente.
A cada acción dirigida a acabar con el mero hecho de compartir, le seguirán más y mejores técnicas para hacerlo sin problemas.

Más les valdría ocuparse de los temas realmente serios, como las desigualdades sociales, económicas y el tremendo fraude que cometen ante sus narices los mismos a los que hoy intentan ayudar.

Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive