Resignación.

- Entonces... ¿estás seguro de que no hay nada que hacer?

- Sí

- Pero... no sé, me cuesta creerlo. Ya sabes, siempre hay algo que hacer, siempre tienes una mínima oportunidad, una mínima posibilidad de que salgo como realmente deseas.

- No en este caso.

- Pero...

- ¡No insistas!... por favor. ¿Acaso crees que no me gustaría seguir creyendo en eso? ¿que no soy el primero en querer creer que tengo alguna posibilidad?... Joder, me acuesto cada puta noche soñando con ello, me despierto creyendo que ese es el día en el que podría conseguirlo, para luego tener que obligarme a dejar de soñar para no terminar volviéndome loco...

Un silencio incómodo y tenso se levantó entre los dos, roto para continuar:

- ... hay días en los que no puedo ni dormir... otros en los que no puedo parar de llorar... pero los peores son en los que me doy cuenta de no tengo absolutamente nada que hacer y ni siquiera soy capaz de llorar.

- Entonces, ¿qué harás?

- Nada... joderme y resignarme. Seguir con esta mierda de vida en la que estoy atrapado, hasta que alguien decida que ya estoy lo suficientemente jodido. Seguir viviendo con la sensación de que mi auténtica vida está detrás de un cristal que no puedo flanquear, mientras yo permanezco en el lado equivocado. A veces siento como si Dios me hubiese castigado por alguna ofensa que no recuerdo, obligándome a vivir una vida que no es la mía, mientras por el rabillo del ojo veo lo que debería haber sido en realidad mi vida, cruzándome con algo que me recuerda a lo que podría haber aspirado para hacerme soñar con esa vida y luego hacerme caer, una vez más, a la miserable realidad en la que estoy atrapado...

... al menos siempre tendré los momentos en los que he estado cerca de ella, y podré recordar cómo fueron y lo que sentí entonces. Resignación... mientras recuerdo los momentos de confidencia y complicidad... aquellos en que su risa se unía a la mía, de una forma armoniosa que hacía parecer que eran una canción... y los mejores, cuando sentada a mi lado solo el mirarla hacía que mi corazón se acelerase, al ver de perfil la imagen de la única mujer capaz de capturar toda mi atención, como si no existiese nada más en el mundo.

Resignación amigo, resignación, no hay nada más que se pueda hacer.


Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive