Cada mañana...

Busco a ciegas el despertador, para hacerlo callar...

Lucho contra el sueño, el cansancio y la desgana para evitar volver a dormirme... y busco pensamientos racionales para levantarme.

Entonces llega la idea del trabajo... 'hay que ir a trabajar'... me digo a mí mismo... buscando que así mi cuerpo se despeje y se esfuerce en despertarse.

Pero últimamente... tras ese pensamiento, otros inundan mi mente...

'¿para qué?... si no me gusta mi trabajo'
... aparece de repente en mi mente, surgiendo de la oscuridad...

Pero lejos de parar ahí, surgen nuevos pensamientos....
'tampoco te gusta lo que haces... ni muchos con los que trabajas... esto no es con lo que habías soñado... ¿recuerdas cómo era antes?'...


Y entonces llegan los recuerdos... los buenos recuerdos, que son los que más fácilmente recordamos...

Y recuerdo que antes no era así...

Recuerdo la época de Unión Fenosa, y la posterior época de Nekkar... y recuerdo que aún cuando las cosas no eran un camino de rosas, siempre me levantaba animado para ir a trabajar.
Porque por muy mal que estuviesen las cosas, seguía teniendo la ilusión por cambiarlas y mejorar la situación. Porque aunque los plazos fuesen muy ajustados, y a veces imposibles, siempre encontraba un motivo para seguir adelante...

Pero... ¿cuál era?...

Y mientras sigo acostado, a oscuras, pienso en ello...
'¿qué había entonces que no encuentras ahora en tu trabajo?'...


Trato de recordar, mientras mi cuerpo se despereza...

Y entonces llega...
'claro... había amigos, compañeros... y buenos jefes'
... y paso a recordarlos a todos... a Jose Antonio, a Jorge, a Miguel Angel, y otros rostros que ahora no consigo con un nombre... y Javi (mi jefe)... y luego pasaron a ser Blazquez, Losañez, Zarco, Nora, Mario, Patxi... y por supuesto Jaime y Mariano.

'Esa es la diferencia'
... me digo...
'antes trabajaba con amigos... ya no compañeros o jefes... eran amigos'
... y recuerdo que el ambiente era distinto, que allí no había Generales y Soldados... que todos éramos compañeros, amigos, que se iban cada viernes al bar de la esquina a tomarse unas cañas, charlar y bromear sobre lo que nos había pasado durante la semana... y tu jefe era solo tu jefe sobre el papel, porque a la hora de la verdad era uno más del grupo, que incluso tenía el detalle, al menos una vez al mes, de comer contigo y tus compañeros (y muchas veces invitarnos a todos) para saber qué tal estábamos... que su puerta siempre estaba abierta... y que si tenías algún problema, o no estabas contento con tus condiciones laborales, nunca se escudaban en 'la política de la empresa'...

Mientras pienso en todo eso, mi cuerpo termina de despertar y se mueve para levantarse... y mientras caliento el primer café de la mañana, la nostalgia me invade y me hace preguntarme porqué las cosas han cambiado tanto... y cuándo dejamos de ser 'personas' para la empresa, para ser simplemente 'recursos' que explotar.

Y tras el café y la ducha... cuando más desanimado estoy y a punto de quedarme en casa, vuelvo a recurrir a ellos... a mi mujer, mi chaval y mi niña, para encontrar un motivo para, un día más, volver al impersonal, frío y gris trabajo...

---------------

Dedicado a quienes compartieron aquel tiempo conmigo, anónimos o no, cuando todavía creíamos que esta era una buena profesión y que había lugar para las buenas personas y las buenas empresas.

6 comentarios:

muallin lunes, 01 septiembre, 2008  

Amén.

Carmen lunes, 01 septiembre, 2008  

Tienes buenas razones para trabajar... pero quizá llegó el momento de pensar en otra cosa. Quizá sin prisa, quizá sin demasiada pausa. Hay vida detrás del trabajo que tienes ahora... ánimo y besitossss

manulinx lunes, 01 septiembre, 2008  

No hay nada como trabajar con amigos o hacer que un compañero se convierta en amigo. Yo viví una situación similar, donde casi todo era perfecto.

Pero no pienses en el pasado. El pasado pasó. Por cuestiones que no vienen al caso ya no existe y la realidad actual es otra.

Es difícil asumir ese cambio. Antes todo era perfecto, ahora no encuentras motivos para trabajar excepto los únicos que hacen levantarte, comer y que tu family coma. Es duro para alguien que disfrutaba trabajando no solo por el trabajo, sino por el equipo.

Pero no todo es negro. Ya sabes que los ciclos se acaban. Si no te ves bien, no hay nada como cambiar de aires, hacia una empresa donde importan más las personas. No digo que la encuentres a la primera ya que acertar es complicado y el proceso es duro. Pero hay más sitios con gente muy maja, estoy seguro. Es cuestión de encontrarla.

Como un buen amigo me comentó un día (ex compañero de curro), las personas vienen y van. Unos amigos se van pero otros llegan. No te cierres compañero!

Hay muchísima gente deseosa de conocerte! Hasta chicas!!! Lo que pasa que aún no lo sabéis.

Yo pagaría por tener un compañero de trabajo como tu, que fácil sería trabajar contigo a nivel técnico y humano y que fácil sería hacer desayunos especiales los viernes!! :D

Ánimo!!

Manu, the java real machine lunes, 01 septiembre, 2008  

Gracias...

La verdad es que sí Carmen, yo también tengo la sensación de que se ha cerrado un ciclo y toca uno nuevo.

Lo malo es que por mis responsabilidades personales es complicado cambiar sin pensar bien dónde me meto... y que la mayoría del trabajo de este sector es, al menos en Madrid, un auténtico asco.

A menos, que tengas la suerte de caer en algún departamento de una empresa cuyo negocio no sea la Informática... y eso es muy complicado.

Tocayo, gracias... la verdad es que no me quiero centrar solo en lo negativo, pero últimamente es cada vez más difícil... y la vuelta al trabajo no ha ayudado mucho a mejorar el tema.

Y lo de la empresa donde importen más las personas, es una gran idea... pero, ¿aún queda alguna?...

Yo lo único que veo son empresas donde importa la pasta y punto...

Pero gracias por los ánimos... y a mi también me gustaría currar contigo... pero Andorra me pilla un pelín retirado... ;)

Rafael Hernampérez viernes, 05 septiembre, 2008  

Hay cosas que olvidaste mencionar. Por ejemplo, que acabas de salir del cascarón, que eras un lechón, que todo era nuevo para ti, y tenías la inocencia de un niño.

Al igual que ese niño, has madurado, y ves que la vida es más dura, y que hay que fiarse menos para no salir escaldado de situaciones que no te esperas.

Por experiencia, el mundo se forma a mis pensamientos al modo de ver las cosas. He estado en trabajos cabrones, con jefes cabrones y compañeros que iban a su bolita. ¿o no era así? Me paraba a ver qué pasaba por su cabeza, pensar como ellos, tener empatía por ellos, por qué hacían o decían aquello. Luego imaginaba como sería el trabajo perfecto dentro de esos límites, con esa tecnología, con esa posición de trabajo, con esas responsabilidades que me habían encomendado. Cómo podía mejorar mi situación? Me ponía en marcha, y te das cuenta que el clima lo haces tú, porque tú también eres parte del cuadro. Si eres gris y taciturno, el resto de los elementos del cuadro se tornan de igual manera, y el cuadro, al final, se torna también gris y taciturno. Por experiencia te puedo decir que al final, ese proyecto mierda, con ese jefe cabrón, ha terminado por ser uno de los mejores proyectos, con los que más he disfrutado, en los que el éxito superó las perspectivas, y gané un gran amigo de la gente más cabrona, que al final resultaba ser de lo más legal.

Es mi experiencia, y eso que empezaron puteándome. En tu caso, como todo, puede haya otras circunstancias que habría que analizar, y ver si te merece la pena para tus intereses poder mejorarlo. Si no es así, si no quieres mejorarlo, cambia.

Cada uno de nosotros forma parte de un todo. Los tibetanos dicen que Buda es una rama de azalea, una hormiga, una simple piedra. Y es así. Todos somos partes de un micro o macro universo. Cada pensamiento, cada movimiento, cada acción, cada detalle afecta al resto. Incluso el parpadeo de una rana o el aleteo de una mariposa. Todo aquello que hagamos tiene su eco en ese universo. Si somos negativos, el eco y la respuesta será negativa.Si somos positivos influiremos en ese eco.

Manu, the java real machine viernes, 05 septiembre, 2008  

Rafa, creeme si te digo que soy lo más positivo ahora mismo...

Pero aún así, de donde no hay... no se puede sacar, y aquí no hay más bacalao que partir.

Y que por más positivo que seas, llega un momento en que se hace realmente duro levantarte por las mañanas.

Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive