Se acabó la confianza

En el límite, o más allá, esta es la actual situación del país y el Estado.

El pasado viernes 20 de julio llegamoa a máximos históricos en la prima de riesgo, al superar los 600 puntos básicos y alcanzar los 620 (rozando los 630).

Y todo esto después de los 'esfuerzos' del Gobierno de Mariano Rajoy, que ha ido siguiendo (casi) al pie de la letra el guión que le han ido imponiendo desde Europa para reconducir la situación del país y evitar un hipotético rescate.

Se han recortado gastos sociales, se han eliminado servicios a los ciudadanos, se han impuesto ferreas condiciones a las Autonomías, se han incrementado los impuestos (IRPF e IVA), se ha facilitado y abaratado el despido.

Es decir, se ha hecho todo lo que está en el manual del 'Bueno Liberal'  y que desde hace mucho nos repetían los 'supuestos' expertos como soluciones a todos nuestros males.

Entonces, ¿qué está fallando?...

Pues sin ser ningún experto, yo diría que TODO.

Veamos, por una parte seguimos teniendo una economía obsoleta basada en un modelo económico que sigue siendo caduco. Si lo era hace un par de años cuando se repetía el mantra de 'cambiar el modelo económico', hoy lo sigue siendo aunque las circunstancias hayan forzado a desviar la atención a otros temas más urgentes.

Nuestro Ibex 35 está plagado de empresas cuyo modelo de negocio no es tan fuerte como hace unos años, y que encima están tremendamente sobreendeudadas y pasándolo muy mal para refinanciar su deuda.

Es decir, que si Logística Pepito sucumbió al crédito fácil para crecer en plena burbuja y luego darse de bruces con la realidad, las grandes del Ibex 35 no se quedaron atrás y también crecieron a base de tirar de crédito, con esos salidas al exterior para comprar a diestro y siniestro.

Por no mecionar a esos Bancos que, como se ha demostrado con el tema Bankia, no son tan solventes como daban a entender por sus cotizaciones y reparto de beneficios.

Y por otra parte, todas las medidas tomadas por este Gobierno de Mariano Rajoy van CONTRA los mismos, contra los ciudadanos de a pie, asalariados y parados que a duras penas pueden aguantar más medidas draconianas que sigan mermando su escaso poder adquisitivo.

Mientras tanto, la fuga de capitales sigue en marcha y van desangrando la economía poco a poco, mientras se piensan en nuevas medidas que siguen sin tocar de forma clara a los que más recursos tienen, que siguen beneficiándose de ventajas fiscales y total impunidad aún cuando les pillan habiendo defraudado.

Así pues, si la cosa no mejora es porque sinceramente a este Gobierno, y este País, ya no hay quien se los crea.
Por mucho que el Sr. Rajoy pretenda transmitir la sensación de que aquí no pasa nada, lo cierto es que nadie con dos dedos de frente apostaría por nosotros en un escenario donde en lugar de buscar ingresos para asegurar la viabilidad del plan de los próximos años, nos dedicamos a hacer recortes y auto-asfixiarnos

Y el último recurso del llanto y la súplica al BCE con el que se han descargado este fin de semana, no es una solución, tan solo un pequeño paliativo para el enfermo.

Porque esto es una cuestión de confianza, y España como tal ha perdido la confianza a base de mala gestión, burbujas especulativas, caros sueños de autonomía y la peor preparada clase política del viejo continente.

Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive