Diagnóstico erróneo.

Están siendo unos días muy intensos y alocados, tanto a nivel de actualidad como a nivel de trabajo.

Cambios, tensiones, previsiones de malos resultados...

Algo así podría atribuirse tanto a la Actualidad de nuestro país como a la de muchas empresas.

Empresas que hasta ahora han salvado los muebles, pero que poco a poco empiezan a acusar el agotamiento de una situación económica que está severamente lastrada por las medidas de 'austeridad' que desde el Gobierno se han ido llevando a cabo en linea con lo que desde Alemania se viene dictando.

Líneas, por otra parte, que empiezan a encontrar a muchos detractores dentro de la propia UE, empezando por el recién llegado Hollande, que parece tener muy claro que seguir con estas medidas supondrá la destrucción de la UE.

Visiones distintas, posturas enfrentadas.


Y es que ya ha pasado tiempo desde los rescates de Irlanda, Portugal y Grecia, y a día de hoy ninguna de los tres parece encontrar la vía para salir del pozo económico, demostrando así que las medidas de austeridad impuestas para ser 'rescatadas' son más una losa que un salvavidas.

"Mira, mira... ahora les decimos que aguanten la respiración o no hay más ayudas"


Los últimos en asomarse al abismo hemos sido nosotros, pese a los intentos del Gobierno de Rajoy por no llamar Rescate a esa línea de crédito de 100.000 millones de € que el pasado sábado nos abría la UE para ayudar a 'recapitalizar los bancos'.

Lo curioso es que tras es no-rescate el Gobierno, y sus medios afines, eran optimistas y anunciaban los tiempos de sufrimiento relacionados con la caida de la Bolsa y la subida de la prima de riesgo.

"A ver tú, sí... tú, el poco pelo que se peina como yo, como vuelvas a decir RESCATE te echo de la sala"

Y así parecía ser a primera hora del lunes, aunque a media mañana todo volvía a trastocarse con nuevas caídas de la Bolsa y subidas de la dichosa prima.

A estas alturas a mí esto, y permítanme el símil, empieza a recordarme a un capítulo de 'House'.

Llega el enfermo con varios síntomas que se van agravando poco a poco. Los médicos empiezan a elucubrar teorías, primero pausibles pero luego cada vez más disparatadas, sobre qué le sucede al enfermo. Por un momento dan con algo que parece curar al enfermo para dar entrada a una recaída que le pone al borde de la muerte, y aquí es cuando llegamos al omnipresente... 'es Lupus' que no puede faltar en ningún capítulo.

Pues ahí es donde diría yo que estamos en este momento, salvo que nuestra particular 'House' es la amiga Merkel que insiste en que tenemos Lupus y la mejor cura es la 'austeridad', sin darse cuenta de que está en un error y el remedio está siendo peor que la enfermedad.

- Que es Lupus coño...
- Coño va a ser Lupus, que es una puta fractura, si se le ve el hueso



Porque tras el anuncio de los 100.000 millones de € todos daban por hecho que nuestros problemas se habían terminado, pero lo cierto es que no lo han hecho, pero porque ese NO es el problema.

El problema sigue siendo el mismo que antaño, y es que si la prima sube, la Bolsa se derrumba y vamos camino de colgar el cartel de 'Se Vende/Traspasa' al país, es porque seguimos sin inspirar confianza a nadie.

Vale, hemos conseguido un crédito de 100.000 millones de € para la Banca, pero ¿acaso no hay que devolverlo?
Vamos, que no nos han tocado los euromillones, así que aunque el problema de los bancos quede solventado (en parte) el Estado sigue sin inspirar confianza en que pueda realmente provocar un cambio en la economía y así generar ingresos para devolver el préstamo.

Y eso es lo que cualquiera con dos dedos de frente, y sin el carnet del PP, sería capaz de ver en cuanto se pare a analizar la situación.

España es un país donde la Administración siempre ha tenido un gran peso en la economía, lo que significa que muchas empresas vivían de los proyectos y presupuestos de la misma.
Pero como nos han obligado a hacer recortes, en pro de recortar el déficit, resulta que esas mismas empresas empiezan a perder negocio y su actividad económica se para, por lo que a su vez los ingresos de sus trabajadores, los que generan los trabajadores vía consumo y los propios del Estado por todo el conjunto de la actividad se ven mermados.
Ergo, si disminuyes tus 'gastos', pero a su vez caen tus ingresos, sigues estando jodido.

Por eso, Hollande está peleando por abandonar las políticas germanas de la austeridad, que no solo provocan el hundimiento de los países con más problemas y endeudados, sino que a la larga se terminarían llevando al resto de la UE y del Euro por delante.

Ahora solo nos queda esperar a que la doctora Merkel haga una de estas dos cosas.

  1. Darse cuenta de que se equivoca, y que incluso la economía germana empieza a sufrir por la caida del consumo.
  2. O bien rendirse, renunciar y dejar sitio a políticas orientadas a reactivar la economía, aunque con un control mucho más férreo de los fondos que esta vez se destinen a los países que lo necesitan.
Mientras tanto, la UE seguirá jugando a un peligroso juego que empieza a asustar al resto del mundo por las consecuencias que tendría la caida del Euro.

Tecnología, Actualidad, Música, Humor... lo que sea con tal de poder aportar algo.

Sobre Nosotros

Frikis, mala gente, profesionales y siempre dispuestos a decir lo que pensamos aunque no guste.

A jugar...

Páginas vistas en total

Velocidad

Velocidad

Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive

Se ha producido un error en este gadget.

Blog Archive